martes, 13 de noviembre de 2012

El khol y el kajal, mis delineadores de cabecera

Hola again!

Hoy quiero hablaros de los productos que uso para delinear los ojos. Tengo los ojos muy sensibles y me costaba horrores encontrar un lápiz que no me provocara unas lloreras de cuidado. Hasta que gracias a una compañera de trabajo descubrí el kajal en tubo y poco a poco me fui adentrando en estos productos.
Para las que no lo sepáis, el khol es un polvo negrísimo elaborado a partir de ingredientes naturales que se usa desde siempre en los países árabes y de Oriente Medio. En estos países se usa como colirio por las propiedades que tiene como desinfectante, limpiador y protector del ojo y también con fines estéticos, ya que al delinear las líneas de agua de un negro tan intenso proporciona una profundidad espectacular en la mirada.
El khol viene en un tarrito o botellita transparente con un palito aplicador que puede ser de metal, de cristal o de plástico. Aunque en zocos árabes los podemos encontrar bajo una presentación mucho más artesanal con botellitas y aplicadores de madera, hueso o cerámica.


El kajal es el polvo de khol hecho una pasta y suele venir en un tubito con un aplicador o bien en un stick parecido a una barra de labios. Sirve para lo mismo que el khol pero quizás resulta mucho más fácil la aplicación.


Yo uso tanto khol como kajal dependiendo del efecto que quiera conseguir o bien dependiendo de como me note el ojo.
Últimamente estoy usando el khol ya que me encanta el efecto ahumado que deja en el ojo. 
Tengo dos y la verdad es que no recuerdo donde los compré exactamente pero creo que uno fue en un mercadillo artesanal y el otro me lo trajeron de Marruecos, opción que os aconsejo sin duda. Como perdí el palito , uso un aplicador de un kajal que se me quedó seco y que ahora os enseñaré. Como se usa? Humedezco el palito con aliento o saliva (así lo hacen ellos), lo impregno de producto metiendo el aplicador en la botellita, sacudo suavemente para eliminar el exceso de polvillo, apoyo en la water line, cierro el ojo y deslizo hacia fuera. De este modo quedan tintadas tanto la water line inferior como superior.
Al ser formato polvo notas como éste va limpiando el ojo, incluso notas una sensación de frescor para nada molesta. Hay que tener cuidado con dos cosas: puede caer polvillo en la ojera pero se retira fácilmente y durante unos minutos, el exceso de producto se puede acumular en el lagrimal a modo de legaña negra. Es muy fácil de quitar y no vuelve. El efecto es muy bonito, como os decía es un efecto ahumado que con un poco de máscara queda precioso.
Kajales tengo de los dos tipos. Por un lado el tubito con aplicador que se usa del mismo modo que el khol pero sin humedecer.


Tengo que deciros que la aplicación de este kajal puede resultar un poco engorrosa ya que a veces forma grumos y mancha una barbaridad. Se suele correr al principio hacia las pestañas inferiores. Yo lo soluciono estando pendiente durante un rato o bien aplicando una prebase de sombras bajo el ojo. A pesar de lo engorroso de este producto, es el que suelo usar en las actuaciones ya que una vez fijo, no se va por mucho que sudes, llores o te frotes. Si se me mancha el párpado difumino bien con un pincel y me queda un ahumado perfecto y duradero.
El último que compré fue en formato stick. Al principio no me gustó porque no pintaba, pero se trata simplemente de calentarlo un poco. Éste lo aplico de forma diferente ya que deslizando el stick en horizontal noto que no pigmenta mucho, así que lo que hago es apoyar la punta y deslizarla. Queda muy negro, no tan profundo como el tubito, pero se corre bastante menos. Es pefecto para looks menos marcados.



Los kajales los he comprado siempre por ebay a vendedores ingleses y por un precio entre 2 y 4€. No tengo ninguno favorito, suelo mirar ofertas y sobre todo los votos positivos.

Por último os enseño los swaches en mi brazo. El primero es el kajal del tubo y queda negro-negrísimo. El del medio es el khol en polvo, como veis se ven los restos del polvillo. No os asustéis porque con la humedad de la water line no queda así. Y por último el kajal en stick al que le he tenido que dar un par de pasadas para que quedara tan negro como los demás.
Kajal tubo  Khol polvo  Kajal stick
Para desmaquillarlos hay que poner un poco de empeño. El khol se ha ido con una toallita pero los demás se resisten un poco más. Nada que no pueda solucionar un buen desmaquillador bifásico.

Hasta aquí esta pedazo entrada, espero no haberos aburrido.
Si os decidís a probar estos productos, no os asustéis al principio, se trata de practicar un poco para que quede bonito, pero vale la pena.

¿Usáis delineadores naturales para los ojos?

2 comentarios:

  1. Wow!! Si que queda negro el kajal en tubo!! Tengo que ponerme a fisgar por ebay a ver si encuentro alguno parecido o ese mismo para asegurar!! Y encima cuida los ojitos, qué pasada!! :)
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he usado este de la marca Hashmi y me encanta. Te paso el link a su web:

    http://www.hashmisurma.com/home.html

    Muuuuacka!

    ResponderEliminar